domingo, 10 de enero de 2010

Long live to 3D!

El 2010 ha empezado con pasos arriesgados, muy arriesgados. Si ayer hablábamos de la decisión que ha tomado TVE sobre emitir publicidad y hace unos días del tremendísimo record que ha alcanzado Avatar, hoy me voy a centrar en una característica de este film que, como bien decía, se va a explotar… ¡Y de qué manera señores!


Si este año ya podemos ver todos los meses películas en 3D con nuestras gafitas en el cine, era cuestión de tiempo que empezáramos a oír rumores sobre televisión y juegos en este formato. Y es que, el primero en dar un paso adelante ha sido Sony. Efectivamente, la empresa japonesa que tiene inventos en todos lados, ha apostado por esta tecnología. No estoy hablando únicamente de sus producciones audiovisuales, sino de aparatos que se van a poner a la venta en el mercado doméstico para que las familias lo adquieran. Y la primera ficha que va a mover es uno de sus productos más famosos y vendidos en todo el mundo: la Playstation 3.


Así es amigos, Sony ha anunciado hace escasos días que el sistema de videojuegos (y también reproductor de Blue-Ray) incorporará un software para que, con una televisión compatible, podamos visionar películas y juegos en tres dimensiones. Sin duda, es una apuesta efectiva ya que, en su momento, cuando salió el DVD, muchísima gente optaba por comprar el sistema Playstation 2 que era más barato que un reproductor de DVD normal y, encima, te servía como consola de videojuegos. Sin embargo, ¿Qué les ocurre a las personas que ya poseen una Playstation 3? ¿Se aguantan y se compran un reproductor 3D? Pues no y, precisamente, esto es lo que más me ha llamado la atención y en donde veo el negocio: los de Sony lanzarán unas actualizaciones para el sistema de Playstation y así se podrán reproducir los Blue-Ray en 3D, siempre que se tenga un televisor que admita este tipo de formato en tres dimensiones.


Las ventajas de todos estos movimientos son vastísimas: al realizar únicamente un par de actualizaciones y dotar de esta característica al sistema Playstation 3, todos los usuarios que posean esta consola se evitarán el adquirir un reproductor de películas 3D; por otra parte, las ventas de Playstation 3 aumentarán ya que, cómo el precio del artilugio será mucho más barato que un reproductor 3D, la gente optará por comprar este producto.


En conclusión, Sony ha invertido, posiblemente, escaso dólares en I+D, en comparación con las ganancias que van a obtener; tan sólo tiene que añadir en la cadena de montaje de Playstation una simple actualización del software que dote a la consola de la opción de 3D. Sin embargo, ¿se quedará de brazos cruzados Sony con esto? ¿O decidirá sacar televisores de reproducción exclusivos y películas a un elevado precio para obtener aún más ingresos? Son preguntas que, a lo largo de los próximos años, recibirán su respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada